TIPOS DE PROFESORES QUE DE SEGURO HAS TENIDO II PARTE

TIPOS DE PROFESORES QUE DE SEGURO HAS TENIDO II PARTE

En la primera parte de este artículo hablamos de aquellos docentes que poseen características ejemplares los cuales catalogamos como excelentes y regulares.  En esta ocasión mencionaremos aquellos docentes que dejaron huella en nuestra vida no necesariamente por ser los mejores, si no por su peculiar forma de actuar, los cuales los clasificaremos en: Malos e Infames.

1. Malos: son aquellos docentes que no se preparan para impartir sus clases, improvisa y engaña a sus infelices alumnos con tema anticuados e imponiendo su voluntad, aunque estos no sean acordes con la importante tarea que le han encomendado.

Considero que estas son algunas características que los identifican:

• Desconoce la enorme responsabilidad de ser mentor.

• No tiene cualidades de maestro y le da igual que sus discípulos aprendan o no.

• En los exámenes, permite que los muchachos hagan trampa, engañándose ellos mismos con las consecuencias de graduarse sin saber cómo obtuvieron un título. El maestro malo da como producto malos graduados, siendo que estos darán de bruces si van a la universidad y peor no obtendrán un trabajo por haber aprobado las clases con marrullerías por la mala suerte de haber tenido a un profesor nocivo.

2. Infame: Que los hay, ¡los hay!. Y estoy seguro que no sólo yo he tenido a estos seres perversos que se ensañan con los desdichados alumnos que caen en sus malvadas manos. Peculiaridades que los distinguen:

• Son preparados, capaces, posiblemente inteligentes.

• Poseen un ego del tamaño del océano.

• Soberbios, tienen complejo de superioridad.

• Arrogantes, acompañados de desprecio por los demás.

• Para esta clase de profesores, el éxito o fracaso de sus alumnos es lo de menor importancia.

• Se jactan de que son además de capaces e inteligentes, muy estrictos en su clase y en su enseñanza.

• Las  pruebas o exámenes que imponen a sus alumnos ponen las cosas más difíciles para aplazar a la mayoría o a la totalidad de sus estudiantes.

• Las pruebas que realiza, no son para que el discípulo exprese lo que aprendió, sino que son verdaderas trampas para que no aprueben.

“El maestro mediocre cuenta; El maestro corriente explica; El maestro bueno demuestra;  El maestro excelente inspira ”  William A. Ward

TIPOS DE PROFESORES QUE DE SEGURO HAS TENIDO II PARTE

“¿Quieres tener éxito? Sueña, despierta y trabaja” es el nuevo libro de Roger Valladares.

TIPOS DE PROFESORES QUE DE SEGURO HAS TENIDO II PARTE

Conferencia Sueña, Despierta y Emprende en la paradisíaca isla Roatán

Artículos nuevos

Un comentario

  1. Norma Lilian Diaz Estrada

    No me llego el primer articulo, pero me hubiera gustado leerlo, soy amante de sus artículos y llevo una carpeta de ellos, Don Roger aunque uno escribe el comentario, y no sabe que sucedió, pero bien, soy alumna de la facultada de Derecho de la UTH, la mejor Escuela de Derecho, creo y veo que Usted quiere formar una Escuela de Derecho que sea famosa, tipo Harvar o algo así, por la preocupación que le veo le genera esta facultad, considero que a eso obedece la metodología que instruye aplicar a sus docentes de la escuela de derecho, pero considero que hay docentes que aun no entienden lo que son las metodologías, las orientaciones psicopedagicas, manejo de las herramientas a nivel de las rubricas, y demás documentos pedagógicas, porque elaborarlas no es ningún problema, sino manejarlas, aplicarlas y trabajar en base a los objetivos y competencias de los alumnos, no es solo el hecho de ir a impartir una clase, sino saberla impartir, con esto no estoy diciendo que no hay excelentes catedráticos, si los hay, pero no todos los jueces, fiscales, abogados y magistrados, son buenos catedráticos, una universidad no debe estar amarrada a otros intereses, que no sean los de la buena formación universitaria, tampoco debe tener compromisos con nadie, especialmente a nivel de las decanaturas universitarias, se debe ser imparcial, entre los que ostentan cargos en las instituciones y debe orientarse específicamente a la formación del buen profesional, yo soy docente universitario, por eso escribo esto, ademas, hay algunos catedráticos que no se acoplan a los nuevos paradigmas, ser profesor, ser docente son dos cosas diferentes, partiendo del tiempo que vivimos en la actualidad, los cambios son totalmente sustantivos en función de los objetivos institucionales en términos de aprendizajes y competencias, el docente no solo debe ser abogado, sino que se le debe exigir el mínimo requisito, siquiera el Diplomado en Educación Superior, que conozca cuales son sus obligaciones mínimas, que considere siquiera la entrega al alumno de su programación, partiendo del silabo didáctico institucional, demostrar también que conoce de innovación docente, que a la vez sea mediador entre el conocimiento y el alumno, un facilitador del aprendizaje discente, un tutor, un organizador, un orientador y supervisor del trabajo y aprendizaje, con poseer competencias no basta, sino que debe incidir y adecuar la formación para que adquiera amplias competencias profesionales pedagógicas básicas, este termino como constructo es mucho mas que acumulación de contenidos, es el saber, saber hacer, actitudes, valores, saber ser y estar, esto se desarrolla mediante la propia experiencia socio laboral. El docente universitario tiene que saber que es volver a pensar la universidad es reconceptualizar el papel del docente, de los estudiante, de la enseñanza-aprendizaje, de la investigación, del gobierno universitario y de la gestión, este replanteamiento esta en las manos del docente, por lo que esto reorienta el aprendizaje del estudiante, debe permitir adquirir conocimientos, pero especialmente saberlos buscar, procesar y aplicar, el docente universitario trabaja en la institución formativa, pero no esta preparado para ejercer esa función, ha ingresado al cuerpo de docentes después de formarse como abogado que no garantiza su formación pedagógica previa a la función docente, la UTH tiene que tener la obligación de contratar docentes con curriculum formativo al ámbito universitario para que exista obligatoriedad psicopedagógico y que conste su competencia pedagógica, ya que para algunos catedráticos se sienten con muchos privilegios, que cuando se generan actividades por orden de la decanatura no obedecen las instrucciones, ademas ven al alumno como enemigo, son discriminadores, las personas mayores no son bien vistas por este tipo de catedráticos solo porque ostentan cargos en la Corte Suprema de Justicia o en el Ministerio Publico o cualquier juzgado, aun y cuando el alumno es mas que alumno, es un cliente que paga y adquiere derechos y la UTH la obligación de prestarle el derecho de los servicios educativos por los que paga.

    NORMA LILIAN DIAZ ESTRADA
    Estudiante de Derecho UTH

Escribir comentario